¿Qué tipo de césped artificial elegir?

En muchas ocasiones, un cliente que instala césped artificial por primera vez anda algo perdido. Lo normal es no conocer la diferencia entre un tipo de césped y otro, ni el mantenimiento necesario para cada uno de ellos, lo que genera muchas dudas en cuanto al precio que se paga por él.

Hay que tener en cuenta que un césped de menor precio no implica peor calidad, ni tampoco el césped más caro supone la mejor alternativa para tu proyecto, sino que debemos encontrar el tipo de césped que mejor se ajuste a nuestras necesidades.

Por esto, os dejamos unas pautas que deberías seguir a la hora de elegir qué tipo de césped artificial prefieres:

  1. Solicitar muestras del producto – las muestras del producto ayudan conocer la textura, grosor y calidades de cada tipo de césped.
  2. Mirar las fichas técnicas del producto – de esta forma puedes saber cuál se adapta a tus necesidades
  3. Conocer la altura, densidad, base y si tiene o no el nervio central – importante si buscas un modelo de mayor altura o capacidad de resistencia.
  4. Saber su procedencia – la procedencia del producto supone conocer de dónde viene y cómo está fabricado y, por tanto, su calidad.

La base de los productos debe ser muy flexible, ya que, de lo contrario, provocará grietas en el momento de la instalación, perdiendo firmeza con el tiempo. Además, cuando una base es de mala calidad, la humedad hace que se cuartee y las fibras comienzan a descoserse con el mínimo uso. Esto no sucede con una base de buena calidad, que mantiene una buena consistencia con el paso de los años pese a la humedad, aumentando el tiempo de vida útil de nuestro césped.

2020-05-06T12:36:00+02:00