Tres consejos básicos para tu césped artificial

El césped artificial se caracteriza principalmente por tener una vida útil muy larga sin procurar un gran mantenimiento en comparación con el césped natural. El césped natural requiere un riego diario, mientras que el césped artificial puede necesitar un ligero riego puntual para eliminar el polvo que se haya podido acumular por su uso y su exposición a la intemperie.

El principal cuidado que requiere el césped artificial es el cepillado, lo que hace que las fibras se mantengan en posición vertical. Debe realizarse con una frecuencia de una vez por semana aproximadamente, aunque esto varía según el uso que tenga la superficie. Se debe llevar a cabo con un cepillo rígido y de la misma forma que apartamos la suciedad que puede tener el suelo.

En el caso de que nuestro jardín tenga árboles, es conveniente proteger el césped cuando los podamos. Hay que colocar una capa de plástico para que las hojas y las ramas caigan en él. Además, es recomendable recoger las hojas que van cayendo durante todo el año para que no se pudran en el césped generando que los insectos acudan a nuestro suelo.

Siguiendo estos sencillos consejos de mantenimiento podremos alargar la vida útil de nuestro césped durante mucho más tiempo y disfrutarlo en óptimas condiciones.

2019-11-12T17:28:29+01:00