Insectos vs. Césped artificial

En muchas ocasiones, mantener un jardín con césped natural conlleva un problema con los insectos. Sin embargo, el césped artificial no es atractivo para ellos puesto que no contiene materia viva. De esta forma, los insectos no tienden a congregarse en nuestro suelo y mantendremos el césped más seguro para niños y mascotas.

Gracias a la fabricación antimicrobiana de los modelos de césped artificial se consigue mantener alejadas a las bacterias, virus y hongos. De este modo, los insectos tienen menos posibilidades de encontrar un entorno adecuado para prosperar.

Por otro lado, la tecnología específica de nuestro césped para evacuar líquidos evita la presencia de avispas. Las avispas utilizan el agua para construir sus colmenas, por lo que un modelo que drena los líquidos tres veces más rápido que cualquier otro no resulta interesante para estos insectos y nosotros evitamos sus picaduras. Si no hay charcos, no hay avispas.

Teniendo esto en cuenta, lo único que queda en nuestra mano es mantener la superficie limpia y libre de restos orgánicos de árboles y plantas que puedan atraer insectos. Por lo tanto, el riesgo de sufrir una picadura mientras se disfruta del césped es mínimo, y por eso, un jardín con césped artificial se convierte en muchas ocasiones en el sitio favorito de toda la familia.

2019-10-10T12:09:49+02:00